Tamaño de fuente: +
4 minutos de lectura ( 846 palabras)

Incapacidad laboral: Qué es, Cuándo la dan y Cómo obtenerla


La incapacidad laboral se genera después de que un trabajador no cuenta con las condiciones físicas y mentales para realizar su trabajo de manera óptima.

Y esto puede darse por alguna enfermedad, por motivo de embarazo, por accidentes o por cualquier situación que imposibilite al empleado realizar su labor.

En estas ocasiones, ¿qué tipos de incapacidades laborales existen y aplican al trabajador?

¿En qué consiste cada una y cómo se realiza la solicitud?

Estaremos respondiendo a esas preguntas en este post.

Pero antes que todo…

¿Qué es la incapacidad laboral?

Es la carencia de condiciones físicas y mentales de un individuo para realizar su trabajo y las funciones que desempeñaba en su cargo laboral antes de un accidente o situación que cambia sus circunstancias.

Y esto es importante porque no se relaciona con la gravedad de un accidente o dolencia, sino con el resultado que hace que el trabajador no pueda realizar sus tareas con normalidad.

La seguridad Social reconoce la incapacidad en el trabajo y estipula las leyes y normas por las que se rige.

Tipos de incapacidad laboral

Existen diferentes tipos de incapacidades laborales que se relacionan con el alcance de los impedimentos a realizar las funciones normales del trabajo y del grado de incapacidad.

Analicemos cuáles son y en qué consisten.

Incapacidad temporal o transitoria

Es conocida también como baja médica y se presenta cuando una persona queda imposibilitada para realizar su trabajo por un accidente laboral o no laboral y por una enfermedad, sea profesional o común.

Su duración máxima alcanza los 12 meses y, en caso de ser necesario, se presenta una prórroga por 6 meses más.

Después de ese tiempo es el Instituto Nacional de la Seguridad Social el encargado de evaluar si la incapacidad debe ser permanente o si, más bien, se le debe dar el alta médica al trabajador.

Incapacidad temporal generada por enfermedad profesional

Es un tipo de incapacidad que puede durar hasta 6 meses con una prórroga de 6 meses más.

Es importante mencionar que en este período de tiempo el contrato laboral queda interrumpido y, por supuesto, el trabajador tiene derecho al subsidio correspondiente y a asistencia médica profesional.

Incapacidad permanente

La incapacidad permanente se presenta cuando el empleado es sometido a una cirugía médica o a un tratamiento que imposibilita sus funciones y capacidades de realizar el trabajo al que estaba habituado de forma normal.

En caso de que se anulen o se reduzcan las capacidades laborales de este trabajador, puede decirse que es una incapacidad permanente.

En la mayoría de los casos, este tipo de incapacidad viene después de que el trabajador ha pasado por una incapacidad temporal.

Además, según el grado de incapacidad, da pie o no a una cuantía variable.

Es la Seguridad Social la que tiene 545 días para determinar esta incapacidad y se puede extender 180 días por ley por medio de la tabla de enfermedades para incapacidad permanente absoluta y de estudios médicos profundos

Existen 4 categorías o grados de incapacidades permanentes.

 

Incapacidad permanente parcial

Son aquellas secuelas que generan en el trabajador una disminución de su capacidad laboral no inferior al 33% de su rendimiento normal para dicha labor.

Claro, no le impide por completo realizar las tareas de la empresa.

Corresponde a una cuantía de 24 mensualidades y se abona en un pago único.

La gestión del proceso se realiza en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

 

Incapacidad permanente total

Es aquella incapacidad laboral en la que el trabajador no puede realizar ninguna actividad en la empresa relacionada con su profesión, pero sí otras actividades en otro tipo de industria.

La persona incapacitada recibirá 55% de sus prestaciones de por vida.

En caso de incapacidad permanente total cualificada se puede solicitar un incremento del 20% con derecho a retroactividad de hasta 3 meses.

 

Incapacidad permanente absoluta

Es una incapacidad permanente que no permite a la persona realizar ningún tipo de trabajo en su vida.

Y esto implica una pensión vitalicia de 100% del salario bruto.

 

Gran invalidez

Por último, tenemos la incapacidad permanente de gran invalidez, que se otorga cuando el trabajador no puede valerse por sí mismo y, por tal razón, requiere de un cuidador de forma permanente para realizar sus labores diarias.

Es frecuente que esta situación amerite un bono económico adicional por tal invalidez, lo que representa hasta un 45% de aumento del salario mínimo interprofesional.

Cómo es el proceso para obtener la incapacidad laboral permanente en España

El proceso de solicitud de incapacidad laboral permanente la inicia uno de los siguientes entes o personas:

  • La entidad gestora.

  • La Inspección del Trabajo.

  • El Servicio Público de Salud.

  • Entidades colaboradoras.

  • El interesado.

Se proporciona toda la documentación que exija el INSS.

Más tarde, el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) realizará el dictamen-propuesta de la solicitud de incapacidad permanente del trabajador.

Esto pasa a los Directores Provinciales del INSS o ISM, según proceda, quienes dictarán si se procede o no con la incapacidad.

De este modo, puedes gestionar la incapacidad laboral en España de manera sencilla y metódica.

3
Seguros de salud - Guía completa
Actualización al Baremo de tráfico 2023
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 29 Febrero 2024
If you'd like to register, please fill in the username, password and name fields.

Imagen Captcha


Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://calcularindemnizacion.es/