Quien tiene la culpa del accidente de tráfico

Quien tiene la culpa del accidente de tráfico

culpa accidente trafico en tenerife

Un accidente de tráfico sucede en décimas de segundo: una distracción, una mala maniobra, un malentendido… cuando nos queremos dar cuenta nuestro coche ha chocado y nos encontramos rellenando un parte amistoso o esperando que acuda la Policía Local o la Guardia Civil.

Hay accidentes de tráfico cuya culpa queda clara desde el minuto uno: una colisión por detrás (siempre que ésta no venga precedida de un frenazo brusco o una incorporación indebida o subrepticia), no respetar uno de los vehículos el stop o ceda el paso que le afectaba, saltarse un semáforo en rojo, etc. Pero otros, en cambio, están abiertos a interpretaciones y matices. Por ejemplo, no hace mucho celebramos en FM Abogados Tenerife un juicio en el que uno de los intervinientes detuvo su coche a la salida de una curva en una carretera secundaria para charlar con un vecino. Una moto que circulaba por dicha vía a más velocidad de la permitida se encontró con el coche en mitad de la carretera y se produjo la colisión. La Guardia Civil le otorgó la culpa exclusiva al motorista, alegando que si hubiera circulado a la debida velocidad hubiera podido sortear el obstáculo o cuanto menos minimizar los daños. Sin negar parte de razón a este parecer de la fuerza instructora, este abogado entiende que algún reproche penal debiera hacerse también a quien detiene en mitad de la vía en zona de nula visibilidad para el resto de vehículos y sin motivo justificado su coche.

Como este ejemplo, hay docenas de dinámicas de accidente de tráfico al año con los que tenemos que lidiar los abogados de accidentes, a fin de determinar sobre qué conductor recae la culpa de éste y -si hay una compensación de culpas- en qué grado. Para ello solemos utilizar los medios que el asunto ponga en nuestras manos. Obviamente, si partimos de un atestado favorable, lo empleamos y si cabe citamos a los agentes al juicio para que se ratifiquen en el mismo. Si no existe atestado o éste no le da la razón a nuestro cliente, contemplamos la posibilidad de que existan testigos presenciales del accidente de tráfico. Si tampoco cabe esa posibilidad, en ocasiones hemos de recurrir a un perito reconstructor de accidentes. Estos profesionales, como su nombre indican y a partir de los daños que presentan los vehículos intervinientes en el siniestro y las marcas en la calzada donde éste se produjo, tratan de reproducir la manera más probable en que la colisión pudo haberse producido, con expresión de la velocidad aproximada a la que circulaba cada uno y las posibles trayectorias e infracciones que provocaron el choque, para acabar aventurando quién tuvo la culpa del mismo. Que su parecer sea tenido o no en cuenta por el juez dependerá de lo claros que sean los puntos de impacto (lo son mucho más en coches que en motos), de la posibilidad de que el perito haya podido acceder a los vehículos implicados (a veces lo han de hacer a través de fotografías, lo cual les resta bastante fiabilidad) y de lo didáctico y convincente que suene el experto.

En cualquier caso, siempre es una mala idea efectuar una reclamación judicial de indemnización por accidente de tráfico si no hay parte amistoso cuando tampoco hay atestado, testigos ni medio probatorio alguno que impida que el juicio desemboque en la palabra de una parte contra la del otro. En FM Abogados Tenerife le recomendamos que se deje asesorar por un profesional sobre la viabilidad de cada reclamación.

Fuente/Aportación: FM Abogados Tenerife
Fecha: 09/01/2014

0
STS 6487/2013 de 26 de diciembre de 2013 (Recurso ...
00. Manual de criterios de las comisiones CIDE/ASC...
 
X

Sólo VIP

Selección y copia de texto sólo permitida para usuarios VIP