Negociar la indemnización

Negociar la indemnización

negociar la indemnización por accidente de tráfico en tenerife

Negociar la indemnización con una compañía de seguros, no apto para todos los públicos

Supongamos que ha sufrido un accidente de tráfico con responsabilidad de un tercero, a consecuencia del cual ha resultado con lesiones de diferente consideración. Muy probablemente esté al tanto de que tiene usted derecho a cobrar una indemnización con cargo al seguro del culpable. Como su propia compañía está missing y tiene la percepción de que los abogados son caros, es probable que tome la decisión de negociar la indemnización directamente.

Para ello, y habida cuenta de que conceptos como días impeditivos, baremo de tráfico, factores correctores o daños estéticos es probable que le suenen a chino, no es de extrañar que decida buscar en internet alguna suerte de manual tipo : “curso acelerado de derecho de la circulación” o “aprenda cómo negociar la indemnización con el seguro en 21 horas”. Comprobará que reclamar una cantidad correcta por daños personales no es tan sencillo como pudiera parecer.

Aún para el caso de que -inasequible al desaliento- decida contactar directamente con el departamento de siniestros de la aseguradora presuntamente responsable del accidente, ha de tener en cuenta una obviedad: la persona al otro lado del teléfono muy probablemente acumule una experiencia de muchos años en negociar la indemnización por lesiones, experiencia forjada en miles de duros tiras y aflojas con los abogados más avezados. Dicho en pocas palabras: cuando usted va, el tramitador ha vuelto varias veces.

El primer problema que se encontrará a la hora de negociar la indemnización directamente es que seguramente usted no contará con un informe pericial que acredite la categoría de los días que ha tardado en sanar y la gravedad de las secuelas que le puedan restar. Pero no se preocupe, el tramitador del seguro se ofrecerá amablemente a “prestarle” su propio perito médico para que le valore, con lo cual ya de entrada conseguirá que quien le paga sea también quien decida lo grave que está usted.

Y una vez se haya dejado valorar por el médico de la compañía -y de paso autorizarle a que sus datos figuren de por vida en un fichero de lesionados- el tramitador le volverá a llamar para ofrecerle un dinero. Por supuesto, usted -que ha leído algo en internet sobre el tema y -además, ¡qué caramba!- no nació ayer, le dirá que eso le parece poco. El tramitador, mientras esboza una sonrisa maliciosa, fingirá que es usted un duro negociador y le dirá que lo ha de consultar con la central. Un par de días le llamará y le ofertará unos cuantos euros más, lo cual constituirá una oferta que usted no deberá rechazar (más o menos una tercera parte de lo que realmente le corresponde). Y ya está, firmará usted un finiquito por el que se compromete a nada más reclamar y si tiene suerte nunca se enterará de que le han tomado el pelo.

Por supuesto es usted libre de negociar la indemnización directamente  por ahorrarse los honorarios de un abogado (en FM Abogados Tenerife sólo ascienden a un 10% sobre la indemnización), pero sea usted consciente de que muy probablemente perderá mucho dinero por el camino.

0
Informes médicos en accidente
Cómo cobrar la indemnización
 
X

Sólo VIP

Selección y copia de texto sólo permitida para usuarios VIP