Libre elección de abogado (II)

" data-ad-slot="!-- inicial -->
libre elección de abogado por póliza de seguros en accidente en Tenerife

Libre elección de abogado, ¿cómo se hace?

Este artículo es continuación de la libre elección de abogado (I)

Muy bien, ahora ya sabemos qué es la libre elección de abogado y si nos conviene o no hacer uso de este derecho que la ley y nuestra póliza nos concede. Pero surge la duda, ¿cómo se hace eso? ¿debo decirle a mi seguro que no quiero al abogado de la compañía, sino uno privado?

Es necesario, efectivamente, informar a su compañía de seguros de que ha hecho uso de su derecho a la libre elección de abogado. Con ello consigue dos cosas: que no se dupliquen gestiones por su abogado privado y por el de la compañía, y asimismo que su seguro le abone llegado el momento los honorarios que haya abonado al letrado escogido. Normalmente -o al menos así lo hacemos en FM Abogados Tenerife- es el despacho el que se ocupa de notificar a la compañía esta cuestión a través de cartas ya prerredactadas a tal efecto, así que en principio usted no debe hacer nada.

Si ha decidido contratar un abogado privado una vez el letrado de la compañía ya ha iniciado las gestiones jurídicas, tampoco hay mayor problema. El abogado elegido por usted le pedirá la venia al del seguro y desde ese momento pasará a ser su abogado a todos los efectos.

 La libre elección de abogado funciona de la siguiente manera: usted contrata un letrado privado para la reclamación de su indemnización en accidente de tráfico, éste pone en conocimiento del seguro tal elección. Una vez lleva a cabo el encargo jurídico, usted cobra su indemnización y le paga al letrado el porcentaje pactado -en nuestro caso un 10 por ciento-. Una vez hecho el pago, el abogado envía una factura a su aseguradora para que le devuelvan lo que usted le pagó, de tal manera que le acabe saliendo gratis. Se ha de tener claro, eso sí, la letra pequeña de las pólizas de seguro, ya que algunas limitan esta cobertura a una determinada cantidad, y otras sólo hacen reembolsos al asegurado y/o conductor, y no a los ocupantes.

¿Aceptan las aseguradoras la libre elección de abogado?

Hombre, aceptarlo lo aceptan, básicamente porque la ley les obliga, pero de muy mala gana. Otro tanto pasa con algunos abogados de compañía, que ven cómo buena parte de los clientes que les asigna la aseguradora “emigran” hacia despachos privados. Normalmente lo encajan con deportividad, aunque hay excepciones: esta misma semana una compañera de cierta compañía de seguros se puso en contacto telefónico con unos accidentados que designaron nuestro despacho en detrimento del suyo para decirles lindezas como “no saben ustedes lo que han hecho”, “el seguro les interrumpirá la rehabilitación” o “estos abogados les están asesorando muy mal”. Olvidó decir esta abogada de compañía que si no llega a ser por “estos abogados” a los clientes se les habría pasado el plazo para interponer la denuncia (quedaban días para los seis meses). De hecho, hasta unos días antes esta misma abogada del seguro no sabía que los lesionados en ese siniestro eran dos, lo que hubiera podido comprobar si se hubiera molestado -como nosotros- en tener una entrevista personal con los afectados. Sería interesante en casos como éste que la energía utilizada en tratar de desprestigiar a otro abogado la utilizaran en hacer su trabajo, y así a lo mejor los clientes no se irían a un despacho privado haciendo uso de la libre elección de abogado.

" data-ad-slot="!-- inicial -->
0
Accidente de tráfico
Libre elección de abogado (I)