" data-ad-slot="!-- inicial -->
lesionado en accidente de tráfico en Tenerife

Lesionado en accidente de tráfico: consejos

Vaya por delante una afirmación que ya hemos efectuado en otros artículos: si ha resultado lesionado en accidente de tráfico y la culpa de éste recae en una tercera persona SIEMPRE tendrá derecho a cobrar su indemnización.

Bueno, siempre no. Sería más exacto decir que siempre que usted mismo no haga nada para boicotear su propia indemnización llevado por el desconocimiento y los malos consejos.

Plantéese, como lesionado en accidente de tráfico, que para cobrar del seguro el dinero al que tiene usted derecho necesita demostrar tres cosas:

  1. Que usted ha sido víctima de un accidente de circulación.
  2. Que dicho accidente ha sido culpa de un tercero.
  3. Que a raíz del mismo usted ha resultado lesionado en accidente de tráfico.

Pudiera parecer que es sencillo conseguir estos tres puntos, pero por nuestra experiencia de casi un cuarto de siglo como abogados privados de accidentes podemos decirle que aproximadamente una de cada tres reclamaciones se malogran por errores cometidos a la hora de acreditarlos, por lo que me permito la libertad de indicarle una serie de consejos que debería seguir si ha resultado lesionado en accidente de tráfico. Lo haremos siguiendo los mismos numerales previamente expuestos:

  1. No hace mucho venía un cliente nuevo a mi despacho. Me traía una foto borrosa sacada con un móvil y un informe de urgencias de casi una semana después de ocurrido el siniestro. Se suponía que con estos mimbres nosotros tendríamos que efectuar su reclamación por lesiones. Obviamente no había ni parte de accidentes ni atestado ni testigos (el otro señor tenía prisa). Tras averiguar a través de una petición al juzgado la titularidad del vehículo a través de la matrícula y su compañía de seguros, pasó lo peor: el presunto culpable decía no haber sufrido un accidente de tráfico. Sé que justo después de sufrir una colisión es difícil pensar con frialdad, pero evite en la medida de lo posible que alguien en el futuro pueda darse el lujo de negar lo que le acaba de pasar.
  2. Este consejo viene íntimamente ligado con el anterior. Para que un lesionado en accidente de tráfico cobre su indemnización no basta con demostrar que estuvo ahí, sino que la culpa recayó en otra persona. Por lo tanto métase en su cabeza que sólo cabe salir de esa situación inmediata a la colisión: con un parte amistoso firmado por ambos en que quede claro quién hizo qué o con una patrulla de la policía local o guardia civil tomando nota de todo lo acontecido. Borre de su lista de buenas ideas el concepto “teléfono del culpable anotado en una servilleta”.
  3. Vale, ya hemos demostrado que nos hemos visto implicados en un accidente de tránsito provocado por la negligencia de un tercero. Pero la indemnización se basa en nuestras lesiones, y en concreto en cuántos días el siniestro nos ha impedido realizar nuestras ocupaciones habituales y qué secuelas nos quedan una vez obtenido el alta. Por lo tanto, el lesionado en accidente de tráfico deberá acreditar estos dos extremos. Para ello necesitará tres cosas: que en el informe de urgencias consten TODOS los síntomas que presenta (y no sólo los que más le preocupen/duelan en ese momento) y que la rehabilitación se realice en un centro médico que no guarde fidelidad extrema a la aseguradora (en este sentido, de los centros concertados busque el más prestigioso y huya como de la peste de aquél que le recomiende su seguro). Por último, asegúrese de que el informe de alta contempla todo el tratamiento que le han practicado y los síntomas que aún le perduran tras el alta (incluyendo molestias, cicatrices y grados de limitación) ya que el forense se basará en el mismo para valorar sus secuelas.
" data-ad-slot="!-- inicial -->