La compañía de seguros pone un abogado

La compañía de seguros pone un abogado

la compañía de seguros pone un abogado en tenerife

La compañía de seguros pone un abogado “de los suyos”

Supongamos que sufro un accidente de tráfico a raíz del cual resulto con lesiones, siendo la responsabilidad del siniestro de otro conductor. Un buen día me llama un tramitador y me dice que la compañía de seguros pone un abogado, ¿es una buena idea aceptar sus servicios? ¿tengo otras opciones?

En ocasiones recibimos la llamada de algún accidentado que nos plantea la cuestión que encabeza el artículo, o nos plantea una hipótesis: si la compañía de seguros pone un abogado, ¿debo decir que sí o tengo otras alternativas?. Es normal que nos hagan esta pregunta, ya que las aseguradoras “venden” la asignación de un abogado de compañía como si fuera la única opción posible…y es rigurosamente falso.

Para comprender por qué esto es una solemne mentira, déjenme explicarles en qué consiste la cobertura de defensa jurídica que tienen contratada en póliza: esta cobertura le garantiza que su aseguradora le devolverá el dinero que usted le pague a un letrado para que reclame la indemnización a la que tiene derecho. Esto es, lo de que la compañía de seguros pone un abogado no es cierto, sino que en todo caso debiera decirse que la compañía me paga un abogado.

Lo que pasa es que las aseguradoras -listas ellas- han llegado a un acuerdo con unos pocos abogados. Dicho acuerdo vendría a resumirse como sigue: la compañía le pasa todos los temas jurídicos de una determinada población a un abogado y este se compromete a cambio a seguir los dictados de la aseguradora y a cobrar unos honorarios muchísimo más bajos de los que debería cobrar. Como estos abogados le salen mucho más a cuenta a las aseguradoras tanto a nivel económico como de fidelidad, intentan dar a entender a los asegurados que la única posibilidad de reclamar sus lesiones es a través de los mismos.

Es más, a los efectos de animarme  a decir que sí cuando la compañía de seguros pone un abogado de los suyos, ésta se compromete a pagar directamente al letrado, cuando en caso de que seleccionemos un abogado privado primero le deberemos pagar el porcentaje que pactemos con él y luego la compañía nos lo devolverá.

Yendo aún más allá, alguna aseguradora en su póliza establece respecto a la elección de abogado una curiosa diferenciación: si escoge un abogado privado tendrá un límite de dinero respecto a lo que le devolverán, mientras que si opra por uno de los abogados de compañía el límite no existe. Esto, aparte de ser de dudosa legalidad, es una tontería, ya que habida cuenta de la miseria que las aseguradoras les pagan a sus abogados afectos, es literalmente imposible que éstos acaben cobrando el límite fijado en póliza.

Por lo tanto y en definitiva: si la compañía de seguros pone un abogado puedo perfectamente decir que no me interesa, que ya tengo -o tendré- uno que me inspire la debida confianza. Porque no hemos de olvidar que para un abogado de compañía ni el cliente es usted ni van a cobrar una cantidad sustancialmente diferente si usted percibe una indemnización en accidente de tráfico mayor o menor.

0
Mi compañía de seguros no me defiende
Indemnización sin baja
 

DIRECTORIO DE ABOGADOS

¿Es Abogado/a?

  • Mejore su reputación online y gane visibilidad
  • Consiga clientes potenciales para su negocio

Alta en el directorio

Lo último en el foro

Otros Temas »

Lo último en el Blog

X

Sólo VIP

Selección y copia de texto sólo permitida para usuarios VIP