esguince cervical accidente de trafico tenerife

El esguince cervical o latigazo cervical es la lesión más frecuente en accidente de tráfico. Nos atreveríamos a decir que el ochenta por ciento largo de los clientes que acuden a FM Abogados Tenerife tras sufrir un accidente de circulación presentan daño cervical. El motivo de tal proliferación hay que buscarlo en que los músculos del cuello suelen ser los más afectados en los accidentes de coche por alcance, ya que están poco protegidos y no están preparados para la brusca torsión a la que un impacto súbito puede producirles.

El esguince cervical es la típica lesión a la que no se concede la debida importancia hasta que no avanza el tiempo. De hecho, se empiezan a sentir sus síntomas varias horas después de sufrir el accidente de tráfico (incluso al día siguiente). El accidentado se empieza poco a poco a sentir mareado, con un agarrotamiento en el cuello y hombros, sensación de náuseas y dolor de cabeza. Es entonces cuando acude a un hospital de Tenerife, donde posiblemente le pauten relajantes musculares, analgésicos y tal vez un collarín cervical blando.

Un esguince o latigazo cervical suele tardar varios meses en curarse (a veces casi medio año). El tratamiento incluye rehabilitación, consistente en calores, corrientes y masajes. Si los síntomas persisten se programa en ocasiones una resonancia magnética para comprobar si además de la lesión cervical existe alguna hernia, protusión o aplastamiento cervical que pueda agravar la patología. Normalmente la curación no es completa, quedando como secuelas una cierta rigidez en la zona del cuello, dolores ocasionales a los movimientos y cambios de tiempo, sensación de hormigueos en los dedos de las manos y dolores de cabeza.

El problema a los efectos de reclamar una indemnización que plantea el esguince cervical es que el mismo no aparece en radiografías ni en ninguna otra prueba diagnóstica, salvo casos muy graves. Esto es, resulta indetectable de forma objetiva más allá de la propia manifestación del lesionado, lo que implica que en muchas ocasiones las compañías de seguros se alcen en armas alegando que la lesión no existe y que el accidentado sólo quiere hacerse rico a costa del seguro. Es muy importante en estos casos contar con un informe de un medico objetivo (preferiblemente el médico forense del juzgado de Tenerife más cercano al domicilio del lesionado) para que un juez estime este tipo de lesiones.

Hay un problema sobreañadido, que además está yendo in crescendo estos últimos años: las compañías de seguros en lesiones consistentes en esguince o latigazo cervical autorizan muy pocas sesiones de rehabilitación para sus asegurados en los centros concertados, encontrándose aquéllos con que reciben el alta médica antes de tiempo y, pese a no estar curados, al no tener pruebas radiológicas que acrediten sus lesiones, se encuentran en un callejón sin salida asistencial, ya que nadie quiere retomar su rehabilitación.

Y luego están, obviamente, las eternas discusiones que los abogados privados de tráfico mantenemos con los abogados de compañía y los médicos valoradores de éstas, para los cuales las lesiones cervicales pueden provenir del ejercicio prolongado de un deporte, de la osteoporosis, de un trabajo muy físico, de algún tipo de enfermedad degenerativa, etc, etc, ya que a diferencia de un hueso que se rompe en un accidente, nuestras cervicales nunca están del todo perfectas y en eso se apoyan para tratar de no pagar la oportuna indemnización o minimizarla en lo posible. En estos casos en FM Abogados Tenerife solemos interesar el historial médico del cliente para acreditar que previo al accidente de tráfico no había habido bajas significativas por este motivo.

Fuente/Aportación: FM Abogados Tenerife
Fecha: 30/12/2013