Cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico

Cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico (y por qué tanta diferencia de un despacho a otro)

Con la nueva ley ¿Cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico? ¿Y por qué unos despachos piden provisión de fondos y otros sólo un porcentaje?

cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico en TenerifeObviamente, partímos en este artículo de la base de que cada despacho jurídico puede poner los honorarios que le plazca respecto a los servicios que prestan a sus clientes. Están -faltaría más- en su derecho, lo mismo que lo están los usuarios de comparar los precios que por el mismo servicio presta cada despacho. Dentro de estas premisas hoy trataremos sobre cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico.

Tradicionalmente, si se trata de un accidente de circulación con lesiones, la casi totalidad de letrados pactaban con los clientes un porcentaje sobre la indemnización conseguida en concepto de honorarios. Este porcentaje -llamado de quota Litis- iba desde el 10 por ciento hasta el 30, y el accidentado lo abonaba una vez cobraba del seguro. Si a su vez el cliente estaba amparado por un seguro de libre designa de abogado, su aseguradora le devolvía -al menos en parte- la minuta que hubiera pagado al letrado.

Cuánto cobra un abogado con la reforma del código penal

En julio del 2015 se produce la despenalización de las faltas con la reforma del código penal. Esta despenalización implicó que los procedimientos de reclamación de indemnización por accidente de tráfico con lesiones se tramitaran por la vía civil en lugar de la penal. Una de las consecuencias de este cambio es que el lesionado ya no puede acudir para la valoración de sus lesiones al médico forense, sino que han de contratar -directamente o a través de sus abogados- un perito médico valorador del daño corporal.

En consecuencia, desde julio de 2015 además de saber cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico debemos preguntar si el perito médico lo hemos de buscar nosotros o nos lo proporciona el despacho, y -sobre todo- si su factura se ha de abonar al margen del porcentaje del letrado, está incluida en el mismo y si se ha de abonar alguna cantidad por adelantado.

Lo entenderán mejor si se lo explico desde la perspectiva del abogado que tradicionalmente ha venido llevando reclamaciones por lesiones en accidente. Ante la reforma expuesta, mi línea de actuación respecto de los nuevos casos que me lleguen ha de ser una de las siguientes:

  1. Mantengo el porcentaje que le venía cobrando a los clientes antiguos y evito que mi cliente tenga que contratar un perito médico. El problema es que deberé aceptar la valoración que le efectúe a mi cliente el perito de la aseguradora contraria, y además no tendré fuerza para negociar al alza, pues no dispondré de un informe pericial con el que acudir al juzgado.
  2. Mantengo el porcentaje que le venía cobrando a los clientes antiguos, pero los remito a un perito médico externo para que elabore sus informes. Obviamente podré reclamar una mayor indemnización, pero cada lesionado deberá abonar -aparte de mi porcentaje- una cantidad media de 600 euros para obtener dicho peritaje y garantizar que el médico valorador acudirá a juicio a defender su informe.
  3. Contratar a un perito médico e integrarlo en el despacho. Esto implicará, para asumir los gastos nuevos, que deberé aumentar el porcentaje que le venía cobrando a los clientes antiguos (en el caso de FM Abogados Tenerife hemos pasado de cobrar un 10 por ciento a un 15 por ciento. La ventaja es que nuestros clientes cobran una mayor indemnización, no han de abonar provisión de fondos alguna y sólo pagará un porcentaje de lo que cobren y cuando lo cobren.

Vale, pero además del médico ¿por qué hay tanta diferencia de porcentaje entre despachos?

A la hora preguntar cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico posiblemente se encuentre con variaciones que, como decía antes, van del 10 al 30 por ciento. Teniendo en cuenta que el servicio que se presta y los resultados que se obtienen no debieran variar en exceso, cabría preguntarse por qué un letrado llega a cobrar el triple que otro.

Hay varios factores que pueden influir:

  • El volumen de clientela que tenga el despacho. Obviamente, si el despacho tiene de media una entrada de tres temas al mes, es muy probable que el titular del mismo haga la siguiente operación:  Dinero que necesito a final de mes para tirar adelante / número de clientes que me contratan de media al mes = porcentaje que cobro. Es evidente que si el despacho tiene un volumen importante de asuntos puede llevar una política de precios bajos que le permita por un lado rentabilizar su trabajo y por otro conseguir más clientela atraída por dicha relación calidad de servicio – precio del mismo.
  • Las infraestructura del despacho: Por ejemplo, en FM Abogados no hay secretarias, ni coches de empresa, ni tenemos un despacho en el centro de la ciudad por el que pagamos una barbaridad ni tenemos un mobiliario a medida. Esto nos permite economizar costes superfluos o de mera ostentación.
  • Porque no ha llamado usted a un despacho de abogados, sino a una franquicia: Esta es una extensión del factor anterior. Si usted pregunta cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico a bufetes de abogados, probablemente los porcentajes que le soliciten se muevan entre el 10 y el 15 por ciento. Si en su lugar llama a franquicias (de estas que se anuncian en televisión y prensa) no se sorprenda si le piden el 30 por ciento. Esto es así porque de ese importe que usted pague ha de comer el franquiciante (el que tuvo la idea de montar la franquicia), que a su vez ha de pagar esa carísima publicidad. También querrá su parte el franquiciado (que no es abogado, y que le ha de pagar un canon mensual al franquiciante por usar su marca y beneficiarse de su publicidad). A su vez el franquiciado ha de pagar al comercial que le atiende cuando usted acude a las oficinas, y por último ha de pagar al abogado que realmente es el que realizará el trabajo. Esto es, además de los servicios de un abogado (que le hubiera cobrado entre un 10 y un 15 por ciento) usted ha contratado al menos a tres personas más que no van a realizar trabajo alguno en su beneficio.

Bueno, pero da igual cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico , o si le pago una cantidad indecente de dinero a una franquicia,  porque mi seguro me lo ha de devolver, ¿no?

Pues no exactamente. Piense que por un lado la minuta que envíe su letrado a su compañía de seguros ha de seguir las normas pautadas por el libro de honorarios del colegio profesional en el cuál aquél esté adscrito. En el de Tenerife, por ejemplo, el tramo para una reclamación media (un latigazo cervical con 60 días y dos puntos de secuela) es de un 11 por ciento. Por lo tanto, si su abogado cobra un 25 por ciento, más de la mitad de lo que le pague por su minuta no se lo devolverán. Eso por no hablar de que la mayoría de pólizas incluyen límites de cantidad respecto a la cantidad máxima a reembolsar. Mapfre, por ejemplo, sólo retorna un máximo de 600 euros, por lo que si usted cobra 6000 euros y su abogado sólo le cobra el diez por ciento, éste le saldrá gratis. Si en cambio lo que le ha pagado es un 30 por ciento, perderá usted 1.200 euros.

A la hora de preguntar cuánto cobra un abogado por un accidente de tráfico, pues, tenga presente que no siempre el servicio más caro es el mejor. De hecho, suele ser al revés…

FuenteFM Abogados

0
Reclamar la indemnización sin tasas judiciales
Abogados online para accidente de tráfico