El mejor despacho de abogados – Marketing jurídico

El mejor despacho de abogados – Marketing jurídico

El concepto de marca y el mejor despacho de abogados

El marketing jurídico se acaba resumiendo en convencer a la clientela potencial de que el suyo es el mejor despacho de abogados para su problemática

 

el mejor despacho de abogados de tenerife

¿Cómo llega la gente a la conclusión de que éste o aquél es el mejor despacho de abogados al que pueden acudir? Desde luego dudo mucho que los ciudadanos tengan los estadillos de casos ganados o perdidos por cada bufete, que sería la forma más lógica de realizar un ranking de resultados que nos llevara a establecer una clasificación. Por lo tanto, habremos de llegar a la conclusión de que los ciudadanos confunden “el mejor despacho” con “el despacho del que tengo más referencias”.

Y esas referencias, entendiendo como tales diferentes inputs que a través de medios distintos nos predisponen a elegir un despacho en lugar de otros, es lo que en términos de marketing se denomina “marca”. La marca sería -por usar una definición muy elemental- como el resultado en un lienzo de una serie de brochazos sueltos y aparentemente inconexos hasta que cristalizan como entidad única en la cabeza del potencial cliente. Hoy en día -y esto es muy importante que se entienda- para ser considerado el mejor despacho de abogados no basta tener las instalaciones más caras, o salir por la televisión, o ser el primer despacho en Google, o contar con las mejores opiniones de los clientes, o tener un logo reconocible. No. Hoy en día es necesario contar con el mayor número posible de esas características, porque en algo tan delicado como la contratación de un profesional del derecho lo más importante para el cliente es la confianza en su honestidad, solvencia y profesionalidad, y antes de decantarse por nosotros el particular sin duda hará un pequeño tour respecto de las opciones de que dispone para contratar un abogado.

Lejos están los tiempos en que el mejor despacho de abogados era el que tuviera más prestigio o generaciones de letrados a su frente, o el que nos recomendaban nuestros mayores. Hoy día percibimos como el mejor aquel que sale en los medios, y cuyos resultados positivos vemos en algún periódico, y del que nos habla bien nuestro peluquero, y que además aparece en los primeros puestos del buscador de internet y del que -por alguna razón que no acabamos a abarcar- se nos ha quedado prendido del subconsciente el logo y el lema. Esto es, conseguir una marca de nuestro negocio fuerte nos obligará a competir en muchos frentes, lo cual puede parecer agotador pero es sin duda necesario. Porque: ¿a quién acudirán los particulares que quieran que su banco les quite la cláusula suelo de la hipoteca? ¿al despacho que sale en la tele y que tiene cientos de sucursales y nos consta -porque lo hemos leído vaya usted a saber dónde- que ganan todos los juicios y que tiene un logo naranja y que además nos salen los primeros en Google como para corroborar que todo lo anterior es verdad, o bien nos decantaremos por el despacho del señor Porras, que lleva temas de alquileres y también te quita las multas de tráfico, y que seguro que de esto debe saber también, y es muy educado y tiene una tarjeta con su nombre y un rótulo que pone “Abogado Manuel Porras”?

Supongo que el concepto queda claro….

 ¿Cuánto cuesta tener el mejor despacho de abogados de mi ciudad?

Esa es una buena pregunta, sobre todo si la formulamos con espíritu optimista y no derrotado de antemano. Obviamente, si pretendemos ser considerados un despacho top en una especialidad muy competida y en una ciudad con un mínimo de población, nos tocará rascarnos el bolsillo.

Dicho lo cual, parto de la base de que si has llegado hasta aquí es porque tu despacho no tiene la suficiente clientela, y por ende no dispones hoy por hoy de unos ingresos que te permitan acometer un desembolso en potenciar tu marca. Por lo tanto, vamos a optar por un plan B.

Ese plan B lo vamos a resumir de una manera muy sencilla: ¿qué pasos podemos hacer para potenciar nuestra marca que no nos cuesten ni un céntimo de euro -o casi- y que si bien no nos convertirán en el mejor despacho de abogados sí que nos pueden acercar al top ten de nuestra ciudad?. Una vez identificados dichos pasos, nos pondremos con ellos, y nos haremos el firme propósito de que de los beneficios que los mismos nos deparen reservaremos un porcentaje para acometer el resto de pasos que sí entrañen una inversión. ¿Estamos de acuerdo?

 Bien. Aquí van las líneas maestras de nuestro plan A. Las dos primeras os las dejo a continuación en forma de deberes:

  1. MODULO UNO: AUTODEFINICIÓN – No es posible ser el mejor despacho de abogados de todo el mundo y en todas las especialidades, así que deberemos fijar nuestra especialidad y decidir los límites territoriales de nuestra actuación (nuestro barrio, nuestra ciudad, la provincia entera). Obviamente cuanto más queramos abarcar, más medios tendremos que desplegar. Decidido eso, nos tocará diseñar un logo, algo sencillo pero único, con un color base que nos diferencie de la competencia (véase módulo dos). Ese logo -y si damos con un lema que defina lo que hacemos y en qué sobresalimos- lo hemos de hacer visible allá donde podamos: tarjetas, rótulos en el despacho, serigrafía en nuestro coche, header en nuestra web, impresión en nuestras cartas y carpetas, etc.
  2. MODULO DOS: IDENTIFICACIÓN Y ESTUDIO DE LA COMPETENCIA.- En concreto, hemos de individualizar los diez despachos que por territorio y especialidad constituyen nuestra competencia, y hacer nuestro particular top ten. No se trata de copiarlos, pero sí deberemos recopilar toda la información que podamos sobre ellos, ya que tienen lo que nosotros queremos (clientes) y necesitamos saber cómo los han conseguido. Es particularmente útil que nos apuntemos cuáles son sus puntos fuertes (¿qué argumentos son los que utilizan para tratar de ser elegidos por la clientela potencial como el mejor despacho de abogados?) y cuáles sus carencias (son caros, la gente habla mal de ellos, tienen una web descuidada, etc). También deberemos tener claro a través de qué medios o vías se publicitan. Una vez contemos con un plano exaustivo de nuestra competencia, deberemos encontrar el punto (o puntos) fuerte de nuestro despacho, algo en lo que mejoremos a la competencia o nos haga distintos a ellos, y por supuesto tratar de evitar que nuestro despacho tenga ninguno de los puntos débiles que hemos detectado en el resto.

Cuando hayamos hecho todo esto, ya estaremos en la línea de despegue, listos para el espaldarazo hacia el éxito, que trataremos en el próximo capítulo.

FuenteFM Abogados.

0
Página web para abogados – Curso de marketing jurí...
Publicidad para abogados
 

DIRECTORIO DE ABOGADOS

¿Es Abogado/a?

  • Mejore su reputación online y gane visibilidad
  • Consiga clientes potenciales para su negocio

Alta en el directorio

Lo último en el foro

Otros Temas »

X

Sólo VIP

Selección y copia de texto sólo permitida para usuarios VIP