Cuando estamos interesados en comprar un coche de segunda mano, nos lanzamos a la búsqueda de las tres B, bueno, bonito y barato. Que sea bonito dependerá en gran medida de nuestros gustos, por lo que por esa parte lo tenemos fácil, pero que sea bueno y barato es algo ya más relativo, puesto que su precio debe ir en consonancia con su estado general, y querremos un coche en el mejor estado posible y al menor precio posible, según nuestras posibilidades económicas.

Ya seamos expertos en mecánica, contemos con el asesoramiento de quien tenga esos conocimientos o no tengamos ni idea, existe un recurso que se antoja imprescindible para tener una visión global del pasado de ese coche y si tiene alguna incidencia, algo que su actual propietario conocerá o, como ocurre en muchas ocasiones, hasta desconoce.

El Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico es una herramienta muy útil e interesante al permitir obtener DGT informe de vehículo. Como comprador de un coche de segunda mano a un particular, para asegurarte de que el coche no tiene cargas y está autorizado para circular al no tener incidencias que lo impidan o desaconsejen, o como vendedor de tu propio coche, para demostrar a tus potenciales compradores que no tiene cargas que impidan su transferencia de titular y es apto para circular.

Su informe contiene:

Con la máxima información en su poder y siendo recomendable que el coche que queremos comprar sea inspeccionado por personal especializado en revisión de vehículos de segunda mano, si aún estamos interesados en su compra es porque creemos que ya tenemos las tres B y el coche nos parece bueno, bonito y barato, o al menos nos parece correcto, llega el momento de proceder a su compra o venta, o lo que es lo mismo, realizar la transferencia de titular.

En ese momento nos asalta la duda, acudimos a internet, abrimos nuestro navegador, vamos a nuestro buscador favorito e introducimos “precio transferencia coche”. El resultado nos sumerge en una serie de trámites y pagos de tasas e impuestos, encontrándonos perdidos, pero las llamadas nuevas tecnologías lo facilitan.

Y es que podrá transferir su vehículo online con un servicio que incluye:

Todo ello de forma fácil, como puede ver en el siguiente vídeo: