El auto de cuantía máxima desaparece

" data-ad-slot="!-- inicial -->

El auto de cuantía máxima desaparece ¿Cómo reclamo ahora mis lesiones?

Con la nueva reforma del sistema de valoración de daños el auto de cuantía máxima desaparece, ¿cómo se reclamará la indemnización por lesiones en accidente?

Para el ciudadano de a pie, posiblemente el anuncio de que el auto de cuantía máxima desaparece no le diga gran cosa. De hecho, incluso abogados no especializados en accidentes de tráfico no tienen muy claro en qué consiste dicho auto y qué trascendencia tiene a la hora de reclamar la indemnización.

Para unos y otros, vamos a tratar de explicar qué es el auto de cuantía, y las consecuencias de su desaparición.

El sistema de reclamación de lesiones anterior a 2016.

Dicho de una forma muy resumida, la forma estándar para reclamar mi indemnización por daños personales antes de la reforma era: el lesionado – o su abogado- interpone una denuncia en el juzgado de guardia del lugar donde se produzca el accidente de tráfico. Esta denuncia, salvo que exista alcoholemia o una imprudencia grave del denunciado, es archivada por el juez, por entender que los hechos no son tan graves para ser encauzados por la vía penal.

¿Y por qué se ponía una denuncia que se sabía de antemano que iba a ser archivada?

Porque el artículo 13 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro decía esto:

Cuando en un proceso penal, incoado por hecho cubierto por el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria en la circulación de vehículos de motor, se declare la rebeldía del acusado, o recayera sentencia absolutoria u otra resolución que le ponga fin, provisional o definitivamente, sin declaración de responsabilidad, si el perjudicado no hubiera renunciado a la acción civil ni la hubiera reservado para ejercitarla separadamente, antes de acordar el archivo de la causa, el juez o tribunal que hubiera conocido de ésta dictará auto, en el que se determinará la cantidad líquida máxima que puede reclamarse como indemnización de los daños y perjuicios sufridos por cada perjudicado, amparados por dicho seguro de suscripción obligatoria y según la valoración que corresponda con arreglo al sistema de valoración del anexo de esta Ley.

Este artículo, traducido al cristiano, vendría a decir que si yo inicio un procedimiento penal por lesiones en accidente y el juez me lo archiva, dicho juez estará obligado a dictar un auto de cuantía máxima en el que indique la cantidad que como máximo -de ahí su nombre- puedo cobrar. Este auto me permite abrir un procedimiento civil posterior para reclamar mi indemnización.

Vale, pero ¿qué gano poniendo una denuncia penal que luego me archivan, aunque me den un auto de cuantía, si al final he de acudir a un procedimiento civil?

Pues muy sencillo: para dictar ese auto de cuantía, el juez necesita un informe médico en qué basarse para indicar los días de sanidad y las secuelas. Y ahí es donde los abogados de tráfico usábamos el viejo truco: una vez se archivaba la denuncia, solicitábamos que nos dictaran el auto de cuantía máxima, y pedíamos que para calcular el mismo y con carácter previo, nuestro cliente fuera visitado -gratuitamente- por el médico forense.

Esto es, este pequeño rodeo nos servía para evitar a nuestros clientes el pago de los 600 euros que de media le pediría un perito médico privado por la misma función que hacía gratis el forense del juzgado.

Si con la reforma desaparece el auto de cuantía máxima, ¿cómo reclamo ahora las lesiones en accidente de tráfico?

Digamos antes que nada que la afirmación de que desaparece el auto de cuantía máxima no es del todo cierta. El nuevo artículo 13 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro lo mantiene en dos supuestos:

  1. Que se celebre juicio y recaiga sentencia absolutoria.
  2. En caso de fallecimiento.

Lo que sucede es que, además, desde julio de 2015 los accidentes de tráfico con lesiones se han despenalizado, esto es, se han de llevar por la vía civil, por lo que salvo en circunstancias muy concretas no se llegará nunca a celebrar un juicio penal por un accidente y en consecuencia no se dará el requisito para que se dicte el auto.

Muchos abogados confiaban en darle una vuelta de tuerca al truco que les relataba antes: así, la idea era interponer denuncia. La misma sería archivada por haberse despenalizado las lesiones en accidentes, pero en base al artículo 13 antiguo bastaba un archivo por la causa que fuera para pedir el auto. Ahora que desaparece el auto de cuantía máxima salvo en los casos indicados no tiene sentido  acudir a la vía penal.

¿Y entonces?

Entonces deberemos reclamar la indemnización por lesiones en vía civil, para lo que precisaremos -además de abogado y procurador- un perito médico privado que evalúe nuestras lesiones. Esto nos supondrá un sobrecoste que o bien implicará un desembolso al inicio del proceso o bien -dependiendo del despacho de abogados que les represente- implicará abonar un porcentaje superior al abogado, el cual se ocupará de pagar con dicho incremento al valorador médico.

FuenteFM Abogados.

" data-ad-slot="!-- inicial -->
0
Honorarios de abogados – Todo lo que debe saber
Apoderamiento apud acta
 

DIRECTORIO DE ABOGADOS

¿Es Abogado/a?

  • Mejore su reputación online y gane visibilidad
  • Consiga clientes potenciales para su negocio

Alta en el directorio

Lo último en el foro

Otros Temas »

X

Sólo VIP

Selección y copia de texto sólo permitida para usuarios registrados